miércoles, 25 de abril de 2012

Rosquillas fritas de anís y de vainilla

Me hubiera gustado traer la receta de las rosquillas que hacía mi abuela pero mi madre no consigue encontrarla. Y mira que es raro que una madre no encuentre algo, peeeero, esta vez no hay manera.
Sabemos que estar está, pero ¿dónde?, eso ya es otra historia.

No perderemos la esperanza pero mientras continuamos la búsqueda, podemos endulzar el tiempo con estas otras rosquillas que traigo.


En este caso la receta es de mi suegra y tengo que decir que resultan igualmente riquísimas.

Hice dos masas para poder hacer dos versiones, una con anís (como las hace mi suegra) y otra con vainilla. Y las dos me gustaron por igual y en casa se terminaron ambas en tiempo record.

Como podréis comprobar en la receta no vienen pesos, porque lo hice tomando como medida un pocillo de los de café solo; es decir, la tacita más pequeña para café solo.

La próxima vez que las haga intentaré recordar pesar las cantidades, pero tampoco veáis esto como un problema.
Para que os hagáis una idea, mi suegra me contó que su madre usaba como medida la cáscara del huevo que usaba para la masa.

En cuanto a la harina necesaria, puedo deciros que yo tuve que poner distintas cantidades en cada masa según iba viendo lo que demandaba.

En las fotos, con este estilo retro que me ha parecido ideal para esta receta tan tradicional, no notaréis la diferencia lógicamente, pero como detalle informativo os puedo decir que las rosquillas de vainilla son las que van unidas por el cordel y las de anís las que están en el plato.


Vamos con la receta de un dulce tan tradicional como son las rosquillas fritas.

INGREDIENTES

1 huevo XL
1 taza (de café solo) de leche entera
1/2 taza de aceite de oliva virgen extra
1/2 taza de anís (para las de vainilla, sustituir el anís por 1 cucharadita de esencia de vainilla o la raspadura de las semillas que se encuentran en el interior de una vaina grande de vainilla)
3/4 de taza de azúcar
1 sobre de levadura química (tipo Royal)
La ralladura de 1/2 naranja
La ralladura de 1/2 limón (para las de vainilla no puse la del limón)
Harina de trigo según admita (yo para las de anís usé 250 grs y para las de vainilla casi 300 grs)
Aceite de girasol para freír (se puede usar de AOVE pero yo prefiero freírlas en girasol para queden más ligeras)
Azúcar para rebozarlas

COMO SE HACE

En un bol batimos el huevo y le añadimos la leche, el aceite de oliva, el anís, el azúcar y la ralladura. Mezclarlo todo bien.
Después vamos añadiendo la harina y la levadura tamizada y vamos mezclando y amasando hasta obtener una textura que no sea pegajosa pero que tampoco quede dura y seca.

Para amasar más cómodamente podemos untarnos un poco de aceite en las manos para que la masa se nos pegue lo menos posible.

Una vez la masa esté lista, la colocamos en un bol y la tapamos con film transparente o con un paño limpio y la dejamos reposar una hora en un lugar no frío y libre de corrientes de aire.

Transcurrido el tiempo de reposo calentamos el aceite de girasol donde vayamos a freírlas.

Vamos cogiendo porciones del tamaño deseado, yo las hacía del tamaño de una nuez pequeña.

Las cogemos de dos en dos. Las aplastamos con la palma de la mano y colocamos una encima de la otra presionando y aplastándolas. Después hacemos con un dedo un agujero en medio de la masa y la estiramos dándole forma de rosca.

Debemos hacer un agujero grande para evitar que cuando se fría la rosquilla éste se cierre.

El aceite debe estar caliente pero no en exceso para evitar que se arrebaten por fuera y queden crudas por dentro.

Cuando el aceite esté listo iremos friéndolas sin poner demasiadas para que no se peguen.


Cuando estén doraditas las sacaremos y las colocaremos en una fuente sobre la que habremos colocado papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Aun tibias, las pasaremos por azúcar y dejaremos que terminen de enfriar... si podemos!

Una vez frías la guardaremos en alguna caja que cierre bien para conservarlas y evitar que se queden secas.


25 comentarios:

  1. Hecho mucho de menos las que hacia mi abuela, no he vuelto a comer nada tan rico

    A veces pienso que es mi paladar el que no quiere reconocer otra...

    ResponderEliminar
  2. No te digo más que un día, recién casada, que me dió por hacer rosquillas en vez de azucar les eché sal. Pero aún así me las comí. Me pudo el orgullo. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Disfruto solo de verlas, qué preciosidad, no quiero pensar cómo estarán de buenas :)

    ResponderEliminar
  4. Rosquillas como las de toda la vida! Las de pueblo...q ué cosa más buena, cómo me recuerdan a "la abuela". Me parece que te han quedado perfectas además, voy a probar tu forma porque es un dulce que me sabe tanto a casita... besotes

    ResponderEliminar
  5. me encantan este tipo de rosquillas tan caseritas, una delicia, besitos

    ResponderEliminar
  6. UFFFFF cuanto tiempo hace que no las hago y que ricas son ...te han salido estupendas ..bsssMARIMI

    ResponderEliminar
  7. Que gracia, hoy se ha venido mi madre a casa y hemos estado haciendo rosquillas, aunque es con una receta nueva para probar. Las tuyas también tienen una pinta fabulosa. Que ricas están con un cafecito. Besos

    ResponderEliminar
  8. Le tengo que decir a mi abu que la próxima vez que haga rosquillas siga tu receta y le ponga vainilla!! Tienen que estar riquísimas, Besis

    ResponderEliminar
  9. Qué buenas tienen que estar!!! por aquí no se hacen rosquillas, los buñuelos es lo más parecido. Me chiflan estas masas fritas y daría buena cuenta de los tuyos seguro.
    No desesperéis con la receta de tu abuela.
    Un besito

    ResponderEliminar
  10. Estas recetas de antaño son de lo mejorcito que tenemos, a ver si encontrais la dichosa receta! sería una pena perder un tesoro así.. Aun así como dices, para endulzarnos la espera me llevo una de cada qué pinta..
    Un besito

    ResponderEliminar
  11. Cómo las adoro... me chiflan! sobre todo las de vainilla ;)

    ResponderEliminar
  12. Mientras aparece la receta yo voy probando éstas y luego ya decido pero seguro que me encantan las dos; me pierden las rosquillas.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  13. Que dos sabores tan estupendos has unido para estas rosquillas. Seguro que no duraron ni medio día y el olorcito creó la envidia de todos los vecinos de tu comunidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado tu blog y tus recetas riquísimas! Me quedo para aprender un poco

    ResponderEliminar
  15. Estas rosquillas tienen que estar riquisimas!! El anis le da buen saborcito!! Besos

    ResponderEliminar
  16. A ver si en breve encuentras la de tu abuela, de momento, ésta estupenda. Genial el duo!!

    ResponderEliminar
  17. Que cosas más ricas hay en esta cocina!!! Me quedo a seguir conociéndola!
    BESITOs

    ResponderEliminar
  18. Me encanta la idea de rescatar las recetas de antaño, sobre todo si son las familiares ... No dejéis de buscarla, son un tesoro. Estas están fantásticas!!

    ResponderEliminar
  19. Gracias por tus palabras, Paxarina! Eres un encanto. Besitos!

    ResponderEliminar
  20. Ummm q ricas, hace un rato justo estaba pensando que tenia que buscar la receta de las rosquillas para hacerlas que al peque le encantan

    ResponderEliminar
  21. hola las mias no salieron tan grandes como las de la foto. porque puede ser?? se hincharon muy poco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo ni idea, lo siento. Repasa la forma de hacerlas a ver si ves alguna diferencia. Suerte!

      Eliminar
  22. Enhorabuena! La cocinita de la Paxarina nominado a los premios ONE LOVELY BLOG AWARD. http://www.serendipity-psico.blogspot.com.es/#!http://serendipity-psico.blogspot.com/2013/03/one-lovely-blog-award.html

    CLARA DÍAZ HENCHE

    ResponderEliminar

El tiempo es oro, por eso se agradece enormemente que lo gastes dejando tu comentario.

Y si comentas como anónimo, no olvides dejar tu nombre. No se contestarán comentarios si no te identificas.